Filtrar categorías

CES 2015: La mayor feria tecnológica del año

27 de enero de 2015 //
sin comentarios

 

Hace una semana que se clausuró el Consumer Electronics Show (CES), la feria tecnológica por antonomasia que se lleva celebrando desde 1994 en Las Vegas. Como cada año, se reunieron las grandes firmas (exceptuando Apple y Google) para presentar sus líneas de trabajo y prototipos. Un total de 3600 expositores repartidos en 190.000 m² han conseguido reunir a más de 160.000 personas, un 60% más que la edición pasada. Es el evento tecnológico más importante del sector por lo que se trata de un escaparate perfecto para las marcas dada la gran cobertura mediática que tiene.

En un mercado en el que los gigantes Apple y Google parece que están conquistándolo todo y dejando sin terreno a las demás marcas, éstas están haciendo todo lo posible para no quedarse atrás. Con esta coyuntura, quizás por el miedo de dar un paso en falso o proponer prototipos difíciles de comercializar, en líneas generales se ha apostado por la continuidad reforzando las tendencias que ya estábamos viendo en los últimos meses de 2014. Aunque hayamos visto coches que se conducen solos, móviles curvados, drones para hacerse selfies y todo tipo de wearables, parece generalizada la idea de que, este año la feria, ha sido un poco descafeinada. Ha habido muchos avances tecnológicos y propuestas bastante interesantes, pero todos bastante predecibles salvo alguna excepción que comentaremos más adelante.

 

El CES en Internet

 

Como era de esperar, ha sido la edición que más “ruido” ha generado en internet, concretamente en Twitter donde, durante los cuatro días que duró el evento, palabras como “wearable” o “IOt” (Internet de las cosas) fueron mencionadas más de 3000 veces cada una. Un estudio de Hotwire recoge las marcas y tendencias que fueron más mencionadas en dicha red social. Conceptos como 4K tuvo unas 16 mil menciones y marcas como Samsung o Panasonic consiguieron más de 25 mil menciones entre las dos.

Dicho esto, conviene separar la paja del grano para identificar las tendencias relevantes. Entendiendo por relevantes no las que más tuits generan, sino aquellas que puedan marcar la huella del mercado en un año que promete ser el de la recuperación del consumo en Estados Unidos.

grafica 2Menciones en Twitter durante el CES según el estudio de Hotwire

 

Los protagonistas

 

En primer lugar, la abundante presencia de marcas de coches. Cada vez son más las marcas de automóvil que tratan de estar a la vanguardia de la tecnología, y para ello, no han escatimado en medios ocupando enormes espacios de exposición (y en ocasiones de los más caros). Quizás, las apuestas de estos fabricantes sean una respuesta a los experimentos de Google con su coche autónomo. Por eso, todos comienzan a dotar de “inteligencia” a sus futuros modelos más allá del mero vínculo entre el conductor y su smartphone. La idea es incorporar la conectividad directamente en el coche, Android tiene su propio sistema creado ex profeso para el automóvil, como también las tienen Microsoft, Apple y hasta Blackberry.

El usuario valora cada vez más los avances tecnológicos aplicados a la experiencia de conducción, autonomía y seguridad que aspectos como las prestaciones del motor (principal motivación hasta hace poco en la mayoría de los usuarios). Según un estudio del mercado de la CEA, las ventas de vehículos con sistemas tecnológicos instalados de serie aumentaran un 3% en 2015. Parece que ha comenzado una nueva era en la que se va a ir, cada vez más, implantando el internet de las cosas al automóvil. Veremos que nos depara.

 

Otro protagonista indiscutible de esta convención han sido los nuevos televisores, viejos huéspedes del CES. Pero en este caso gracias a la nueva tecnología 4K que se ha puesto al alcance de un amplio abanico de bolsillos, lo cual favorecerá las ventas en un año que carecerá del estímulo de grandes eventos deportivos. ¿Casualidad? Las pantallas curvas fue uno de los grandes reclamos, junto a la tecnología OLED pero la batalla más interesante parece librarse en torno al software. Samsug y LG, las marcas líderes, han apostado por modificar su sistema operativo Tizen en el caso de samsung y webOS en el caso de LG. Sony, en horas bajas, ha optado por integrar la plataforma Android TV, mientras que Panasonic ha sorprendido a todos anunciando que incorporará Firefox OS en sus televisores.

 

La tercera tendencia que ha brillado en Las Vegas ha sido Internet de las Cosas. O, más concretamente, la smart home, hasta hace poco conocida como domótica, porque a estas alturas, IoT es un cajón de sastre muy revuelto. Ha quedado de relieve que le falta tiempo de cocción: siguen pendientes graves asuntos como la seguridad y una estandarización de protocolos. Lo que no impide que se articulen alianzas, como la de Nest (propiedad de Apple) con LG, Philips y Unikey. Han sido numerosos los proveedores cuyos productos pueden abrir y cerrar puertas con Bluetooth, nada del otro mundo a estas alturas.

 

Cómo no, los smartwatches y wearables han estado en boca de todos, pero no han sido tan protagonistas como en la edición pasada. Parece que la industria no acaba de dar en el clavo a la hora de conquistar al usuario con los wearables. Un estudio de Accenture apunta que el 83% de los consumidores dice tener problemas al usar estos dispositivos y otros que entran bajo el común denominador de Internet de las Cosas. Las impresoras 3D y los drones también se han hecho un hueco en esta edición. Hemos podido ver prototipos con muy buena pinta al mismo tiempo que vemos como van saliendo productos más asequibles para (casi) todos los bolsillos.

Respecto a los procesadores de última generación (también un clásico en el CES) Qualcomm ha presentado sus avances en chips diseñados para coches conectados y dispositivos orientados a la salud. De Intel se esperaba un gran paso que parece no haberse dado, ya que el sector de los chips x64 parece no avanzar tan rápido como otros.

 

El panorama empieza a cambiar

 

Estamos hablando de un evento que reúne a más de 5000 medios retransmitiendo todas las novedades de la feria casi en vivo. Eso, sin sumar todos aquellos medios o blogs que no están presentes físicamente pero que se hacen eco de ello. Como ya comentamos al principio, el ruido que generó este año en las redes fue tremendo. Fue un estupendo escaparate para las marcas durante los 4 días que duró. Aprovechan esto para mimar a los medios y crear impresionantes presentaciones de sus productos más novedosos. Todo menos pasar desapercibido y no aprovechar la oportunidad para posicionarse como marcas a la vanguardia de la tecnología.

 

Uno de los temas más comentados en esta edición ha sido el desembarco de grandes (y no tan grandes) marcas chinas que llegan para quedarse. Alejadas del estereotipo de marcas de baja calidad, han entrado con mucha fuerza y sobre todo haciendo las cosas bien a nivel de marketing y de imagen de marca. Esta nueva coyuntura hace que, los de siempre deban adaptarse y reinventarse para evitar que las marcas del gigante asiático sigan comiendo más terreno en Estados Unidos y Europa (lo cual parece harto difícil).

Marcas como Huawei, Leonovo o ZTE llevan tiempo introduciéndose en el mercado europeo y americano con potentes campañas y patrocinando eventos de gran envergadura. La primera de las mencionadas ya patrocina a varios equipos de fútbol como el Atletico de Madrid o el Paris Saint-Germain en Francia.

Según Reuters, Huawei tiene un presupuesto de marketing de 300 millones de dólares para este año. Samsung destinó 364 millones para promocionar sus móviles el año pasado y Apple 350. Parece que quieren competir en igualdad de condiciones con Apple y Samsung en la carrera de fondo que han llevado en solitario estas dos los últimos años. ¿Conseguirán que bajen los dos grandes bajen los precios de sus terminales? ¿Reenfocaran sus campañas de marketing hacía una nueva estrategia?

 

 

En conclusión, este año, el CES no ha resultado en absoluto revolucionario, pero hemos visto muchas cosas interesantes. Si bien es cierto que muchas marcas importantes prefieren revelar sus productos estrella en eventos propios, durante el cual reciben toda la atención. Sin duda, este 2015 va a ser un año de grandes innovaciones y sobre todo el año en el que, una vez por todas, el Internet de las Cosas va a empezar a llegar a los hogares.