Filtrar categorías

10 tendencias que veremos en 2014

12 de diciembre de 2013 //
1 comentario

JWT acaba de publicar su estudio anual sobre las 10 tendencias clave para 2014, realizado en base a una investigación cualitativa y cuantitativa por parte de JWT Intelligence. Os dejamos el resumen en vídeo:

A diferencia de nuestro informe para el 2013, en el que destacábamos el avance tecnológico en el día a día, ahora vemos como las personas tienden a compensar la hipercomunicación, ya que ven afectada su intimidad y su contacto con el presente a causa de la interacción constante con los gadgets. Por eso, hay una demanda cada vez mayor de experiencias inmersivas e inmediatas.

1 – La búsqueda de la experiencia
Tendemos a demandar experiencias por encima de bienes materiales. Esto, unido a una tecnología cada vez más accesible, llevará nuestra relación con las marcas a entornos inmersivos, con narraciones contadas de una forma más innovadora y sorprendente, con innovaciones como el cine 4D.
La inmersión y la exploración sensorial impulsarán sectores tradicionales como el entretenimiento, el retail, o nuestros actuales gadgets.

2 – La conversación visual
Gracias a las nuevas plataformas de comunicación (Instagram, Pinterest, Snapchat…), los mensajes visuales aumentarán su protagonismo dado que sintetizan mejor los conceptos que las palabras.
El segundo factor que impulsará esta tendencia es la impaciencia cada vez mayor de los usuarios. El reto actual para las marcas es adaptarse a un lenguaje de imágenes y no de palabras.

3 – La era de la impaciencia
La demanda de facilidad y accesibilidad por parte del consumidor tenderá a seguir creciendo en el 2014, llegando éste a preferir la opción más rápida antes que la mejor. Nuestra capacidad para esperar decrece a medida que la tecnología avanza. Contemplamos la hiperconexión como vehículo para la gratificación instantánea y la huida del aburrimiento. Algunas herramientas que unen lo fácil y rápido las usamos actualmente: Spotify, Netflix, Skype, o tiendas como Amazon.

4 – Móvil como acceso a oportunidades
En mercados emergentes y países en vías de desarrollo, el dispositivo móvil ha permitido a la población mejorar su calidad de vida. Servicios e información relacionados con la salud, educación, agricultura o finanzas eran inaccesibles para muchos anteriormente. La tendencia a la baja en el precio de terminales con internet y la ampliación del alcance de redes facilitará la accesibilidad móvil y dará paso al intercambio de ideas y la colaboración.

5 – Neurociencias y personalización
Gracias al avance de la tecnología en el campo de la neurociencia, la relevancia de las emociones y los pensamientos como vía para la personalización crecerá. Las marcas tratarán de profundizar en la relación con el consumidor y sus insights, buscando anticiparse a sus necesidades y sorprender con una experiencia única, personal e innovadora.

6 – El fin del anonimato
La gran accesibilidad que hemos ganado en estos últimos años tiene su punto negativo en la pérdida de nuestra intimidad. Con fines comerciales, las compañías desarrollan y emplean tecnologías para obtener nuestros datos personales, seguirnos y conocernos. Éste es un hecho que poco a poco asumimos y aceptamos con mayor naturalidad.
La tendencia para las nuevas generaciones de usuarios indica que concederán muy poca importancia a este aspecto. Para los demás, se abre un escenario en el que hay oportunidades para un mercado de la privacidad en las comunicaciones.

7 – Rebelándonos contra la máquina.

A medida que avanzamos en la era de la inmersión tecnológica nos damos más cuenta del precio que hemos tenido que pagar para disfrutar de ella: Cada vez es más difícil desconectar para disfrutar de una experiencia puramente humana. Este sometimiento a la comunicación viene dado tanto por nuestra parte (compartimos cualquier tipo de experiencia que vivimos) como por las alertas que nos llegan constantemente. Por lo tanto, la tendencia a desconectar que citamos en el post sobre la tendencia del JOMO sigue avanzando hasta tomar posturas más reactivas.

8 – Reinventando la tradición
Lejos de perderse, las tradiciones están siendo redescubiertas y renovadas por una generación globalizada que cree en el “todo vale”. Esta generación está menos influenciada por los convencionalismos y es más abierta, cambiando actitudes, estilos y roles. Algunos ejemplos de tradiciones reinventadas son el matrimonio homosexual, un papa más moderno, o la moda femenina en el mundo islámico.
Las marcas trabajan para satisfacer estos nuevos nichos de mercado, atendiendo no sólo a las personas que quieren renovar las tradiciones, sino también a las que quieren mantenerlas intactas.

9 – Orgullosamente imperfecto
La imperfección, reflejo de lo humano y lo diverso, tiende a valorarse cada vez más y a ser más relevante en múltiples categorías. Cada vez percibimos de forma más favorable lo imperfecto y la debilidad como sinónimo de autenticidad. Preferimos lo hecho a mano por encima de lo producido en masa, y las celebrities con particularidades y sin Photoshop. Las marcas deben ser conscientes de que no es necesario mostrarse de la mejor manera posible, sino de la más natural: Lo profesionalmente decorado está manipulado.

10 – Vida experiencial
Los consumidores se encuentran saturados por un ritmo acelerado y distraídos a causa de la inagotable información multicanal. Cada vez más se tiende a escapar hacia modos de vida más humanos, tomar consciencia del presente y vivirlo sin distracciones. Hábitos saludables, alimentación sana, ejercicio físico, así como la influencia de religiones y prácticas del Este (budismo, yoga), son algunas de las reacciones contra el día a día sobresaturado.
Muchas marcas incluyen el estilo de vida saludable en su discurso, ofreciendo consejos y recomendaciones a sus consumidores para vivir en plenitud.